Natamicina o pimaricina: La solución ideal para la conservación de los alimentos

La natamicina, o pimaricina, aparece naturalmente como resultado de la fermentación de bacterias del género Streptomyces natalensis. Fue descubierta hace más de 50 años, y se utiliza predominante para la conservación de los alimentos tanto es su forma líquida como en polvo.

La natamicina protege los alimentos del crecimiento de mohos y levaduras a través de un mecanismo que desestabiliza el ergosterol de su pared celular. Como el ergosterol no está presente en las membranas externas de las bacterias, estas permanecen inafectadas.

La natamicina es uno de los conservantes de alimentos permitidos a nivel mundial para proteger productos tales como quesos, embutidos fermentados/secados, yogures, bebidas, vinos y productos horneados contra la contaminación por hongos y/o levaduras.

No afecta al color, sabor u olor de los alimentos

La Nisina

Ideal para productos lácteos, productos enlatados, sopas, zumos, vinos y productos cárnicos.

Es un conservador antimicrobiano de alimentos, ampliamente utilizado en el control de deterioro del procesamiento de quesos y procesamiento de productos derivados de queso, productos lácticos, vegetales enlatados, sopas y zumos. También se utiliza en bebidas alcohólicas, queso feta y algunos productos cárnicos y pesqueros.

Descúbrela