Zumos
Productos lácticos
Quesos

El producto

La nisina como conservante de alimentos

La nisina es un polipéptido de 34 aminoácidos producido de forma natural por ciertas cepas de Streptococcus Lactis (posteriormente denominado Lactococcus Lactis subsp. Lactis)

La nisina es un polvo de un blanco grisáceo o un poco amarillento que actua como conservador antimicrobiano de alimentos. Es especialmente efectiva frente a bacterias Gram + (Bacillus spp, Lactobacillus spp, Leuconostoc spp., Listeria spp, Micrococcus spp., Enterococcus spp. Pediococcus spp.,ó  Staphilococcus spp.)   y bacterias que producen esporas (Clostridium spp.). No es efectiva contra bacterias Gram -, levaduras y mohos.

La nisina se utiliza principalmente en productos termoprocesados y envasados. La nisina cumple con las condiciones del FAO/OMS en cuanto a las concentraciones del producto y el Comité Experto en aditivos alimenticios del FAO/OMS ha demostrado que es un aditivo seguro para los alimentos.

La nisina está ampliamente utilizada en el control de deterioro del procesamiento de quesos y procesamiento de productos derivados de queso, productos lácticos, vegetales enlatados, sopas y zumos. También se utiliza en bebidas alcohólicas, queso feta y algunos productos cárnicos y pesqueros.
Se puede usar añadiéndola directamente si el alimento tiene agua o mediante previa suspensión acuosa. Las dosis de uso dependerán de factores tales como el tipo de alimento, la carga microbiana de las materias primas o del producto acabado o parámetros térmicos de procesado.
Está aceptada legalmente y se aplica en más de 50 países en todo el mundo como agente natural antimicrobiano.

Dosis de uso por aplicaciones
Producto Nisina de Indukern

No afecta al color, sabor u olor de los alimentos

Productos lácteos

En leches frescas, la nisina alarga el periodo de caducidad, cuando no se puede asegurar la refrigeración del producto en el período comprendido entre su fabricación y su consumo (especialmente en países de climatología tropical). En leches esterilizadas y almacenadas a altas temperaturas, previene el deterioro de las bacterias causado por organismos resistentes al calor.

En leches aromatizadas, cuando las substancias aromáticas, tales como el coco, hacen que el contenido de bacterias aumente y cuando no se puede asegurar la refrigeración del producto en el período comprendido entre su fabricación y su consumo, la nisina alarga la caducidad o garantiza el producto hasta su caducidad.

Productos enlatados, zumos y sopas

La nisina puede utilizarse en vegetales y sopas enlatadas, siempre que el proceso térmico no haya destruido completamente las esporas termofílicas.

Añadir nisina puede reducir la temperatura del proceso térmico. La nisina evitará el deterioro incluso cuando el proceso de envasado o el enfriamiento del producto sea lento y el almacenamiento del mismo, durante largos periodos, se efectúe en lugares cálidos.

Productos cárnicos

La Nisina en productos cárnicos cocidos previene la contaminación por bacterias patógenas como listeria monocytogenes o esporas termorresistentes provenientes de Bacillus o de Clostridium que puedan sobrevivir a los tratamientos térmicos habituales.
Además de estos patógenos, previene también de la contaminación de bacterias acido-lácticas que contaminen el producto post tratamiento térmico